Energía Información

Componentes de una instalación eléctrica

A menudo no somos conscientes de la cantidad de elementos presentes en nuestros establecimientos que hacen posible el consumo de energía. En este articulo, repasaremos brevemente los componentes más comunes y su función dentro del ecosistema eléctrico.

  • Acometida: instalación encargada de canalizar la energía proveniente de la red general a la red local, conectando así la instalación particular.

  • Transformador: una vez canalizada, para poder utilizar la energía proveniente de la red general necesitamos adaptar la tensión a la requerida por la instalación. El transformador nos permite aumentar o disminuir el voltaje sin afectar a la potencia.

  • Cuadro eléctrico: Las instalaciones se componen de varios circuitos independientes. El cuadro eléctrico se encarga de repartir la electricidad necesaria a cada circuito para su correcto funcionamiento. Involucra también una función de seguridad para cada circuito de la instalación mediante fusibles y diferenciales. Cuando escuchamos la típica frase de “se han bajado los plomos”, hace referencia al cuadro eléctrico y sus medidas de seguridad. Siempre encontraremos el cuadro eléctrico en un pequeño armario dentro del establecimiento.

  • Salidas de alumbrado, enchufes y interruptores: tras recibir la electricidad en cada circuito, entran en juego los siguientes elementos. Las salidas de alumbrado y enchufes nos permiten dar utilidad a la energía o volcarla a elementos externos (ej. Nevera). Mientras tanto, el interruptor nos permite abrir y cerrar partes específicas del circuito en función del uso que queramos dar a la energía.

  • Toma de tierra: electrodo enterrado en el suelo y a su vez conectado a la instalación mediante elementos conductores. Este componente cubre una función de seguridad, desviando cualquier fuente de energía proveniente de elementos externos (ej. Tormenta eléctrica) al suelo y evitando así posibles electrocuciones.

  • Contador eléctrico: hardware encargado de medir el consumo de electricidad en un punto de suministro. La lectura es registrada por la distribuidora, quienes notifican los valores a la comercializadora para que pueda facturar la energía correspondiente al cliente en cuestión. Existen varios tipos de contadores según el tipo de tarifa y según la elección del cliente, afectando al detalle de las lecturas (ej. Minutarias, cuartohorarias u horarias) y a la capacidad de recibir los datos en remoto (ej. Telemedida). A menudo encontraremos el contador instalado fuera de la vivienda o local, en un sótano o zona común.

Existen otros muchos componentes con funciones variadas dependiendo del tipo de instalación, pero estos son sin duda los más comunes en nuestro día a día.