Autoconsumo

5 conceptos erróneos sobre el autoconsumo solar

1. La generación fotovoltaica está penalizada con el “impuesto al sol”.

Falso. Hoy en día no existe ningún impuesto que penalice la generación energética solar, aunque hasta el 2018 si existió el temido y polémico “impuesto al sol” que penalizaba las instalaciones fotovoltaicas superiores a 10Kw. El impuesto fue retirado de la legislación española al incumplir las directrices marcadas por la Unión Europea en materia de ahorro y eficiencia energética. En otras palabras, España puso freno a la generación solar distribuida para beneficiar a las grandes eléctricas, algo que ya parece ser una practica habitual y que todos conocemos. Hoy en día la situación es muy distinta, y en vez de tener penalizaciones, por fin tenemos varias ayudas en materias fiscales e incentivos administrativos que promocionan el uso del mayor recurso natural en nuestro país: el Sol.

2. Cuanto más calor, más energía producen mis placas solares.

Falso. El exceso de calor puede afectar negativamente al rendimiento de nuestra instalación solar y no debe confundirse con la radiación solar, el verdadero determinante del rendimiento de nuestra instalación. Las placas solares funcionan con la radiación electromagnética del sol (radiación solar), en otras palabras, cuanto mas despejado este el cielo para reducir las interferencias de los fotones y más horas de luz tengamos, mayor será la producción energética. La producción energética la medimos con el Kilovatio hora (KWh), al multiplicar la potencia del panel en cada momento (KW) por el número de horas de sol (h).
La potencia pico del panel la conseguimos con la temperatura idónea de cada placa, que suele ser entorno a 25ºC.

3. No puedo vender el excedente de la energía producida.

Falso. Desde la nueva normativa de autoconsumo en el Real Decreto 244/2019 la venta o compensación de excedentes es posible. Aunque la situación no es del todo idónea, ya que el precio que se nos paga por ello (aproximadamente 0,05 €/KWh) es menor al que le pagamos a la comercializadora por su consumo. Además, todavía existen varios requisitos para poder acogerse al mecanismo de compensación simplificada: como una potencia instalada inferior a 100KW o no tener otorgado un régimen retributivo adicional en la instalación (en otras palabras, nuestra instalación de autoconsumo no puede ser un negocio del cual lucrarnos). Esto no quiere decir que la instalación no sea rentable, al revés, esto solo acorta los periodos de amortización al sumarle al balance neto (energía consumida desde nuestra instalación solar y no desde la red durante un mismo periodo) otro mecanismo de rendimiento como la compensación simplificada (excedente de energía producida y no consumida).

4. Tengo que seguir conectado a la red.

Falso. Hoy en día es posible desconectarse de la red y ser completamente independientes; generando y consumiendo nuestra propia energía sin depender de una empresa comercializadora o distribuidora. Esto requiere de una instalación algo más más cara y compleja en la que se añaden baterías que almacenan la energía para ser consumida en las horas que no haya sol y otras fuentes de energía, en muchos casos convencionales como los generadores, para tener un respaldo de emergencia. Casi todas las instalaciones de autoconsumo están conectadas a la red y por lo tanto ligadas a una comercializadora/distribuidora eléctrica que nos permitirá contar con un flujo de energía en caso de no llegar a producir el 100% de nuestra energía con nuestra propia instalación de autoconsumo. ¿El inconveniente? – aunque podamos llegar a no pagar el termino de consumo de nuestra factura de luz, seguiremos pagando el termino de potencia contratada.

5. Me compensa instalar el kit de autoconsumo yo mismo.

Falso. Hay que tener en cuenta las ilegalidades, los requisitos técnicos y la peligrosidad del trabajo. El montaje requiere de instaladores cualificados con cursos de trabajo en altura, formados en previsión de riesgo laborarles y con uso de las correspondientes medidas de protección EPI´S. Además, nos enfrentaríamos a los riesgos obvios de manipular componentes eléctricos sin la experiencia adecuada que pueden llevarnos a situaciones fatales para la salud. Toda instalación fotovoltaica, por muy pequeña que sea, debe estar legalizada ante el Ministerio de Industria por un técnico autorizado, y según el tamaño necesitaremos otros tipos de requerimientos para su funcionamiento legal. En conclusión, la mejor alternativa es pedir varias ofertas y comparar, o hacerlo a través de empresas como Vivolt que solicitan en tu nombre varias ofertas de autoconsumo y filtran la opción que mejor encaje con tus requisitos. Como dice el refrán “lo barato sale caro”, y más en fotovoltaica.